lunes, 12 de abril de 2010

Te comería a besos


-¡Sólo pruébalo!,  Ricardo la mira divertido, con una sonrisa en la comisura de sus labios que resplandecen con ese jersey rojo de cuello alto.
-No, no quiero,¡ Ni hablar!.
Las carcajadas prorrumpen en  el silencio de la entrada, ella mira con disgusto en dirección a la cafetería, mientras él, todavía más divertido toma el jersey de ella con dos dedos tirando, suave, como en un ruego.
Las distancias se acortan, mientras ella siente el calor de su mirada posarse en el rostro  y en el último segundo gira su cuerpo desprendiéndose de él en dirección a la salida.
En dos brincos, Ricardo se sitúa delante, pegado a su nariz, frente a ella, y le dice con una voz camuflada en un susurro
– ¡No te enfades!
Marieta, rendida, comenta:
- No juegues a esto, no quiero jugar contigo.
El sonríe, y al final adopta un tono serio.
-No es un juego, argumenta:




  • -Te comea a besos.


Casa 
Rural Noviembre aves (10)_2

2 comentarios:

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

...no es un juego, dijo, y se la comió a besos. Otro bsito sin cuello alto ni rojo.

Mimí dijo...

Gracias, _Natalí, eres un cielo.

La mujer de Van Gogh

No se cortò un pelo, sin prejuicios le importaba un pimiento que pensaran "que eso no tenía nada de académico". Tomó el pin...