martes, 18 de octubre de 2016

Irene



Todo había  ido bien,  quedé  con Irene a eso de las diez.
-Un poco temprano para ser fin de semana- me dijo por teléfono. 
 Y yo le aseguré que si supiera mi sorpresa estaría intentando adelantarlo a las siete,  oí  un chillido -risa expandiéndose por su salón.
  -Allí  estaré,  me contestó acelerada. Y colgó. 
 Así es  Irene: un ser visceral y enigmático. Soy su mejor amiga y aún  no he conocido a su nuevo novio ¡¡¡ después  de tres meses!!! Durante semanas preparé minuciosamente nuestros pasos para este día: el de su cumpleaños,  lo primero desayunamos en una cafetería con sus mesas redondas de antaño,  las fundas de terciopelo hasta el suelo, encima la mantelerìa blanca ,  y el servicio de café de porcelana fina. Irene piensa que eso es lo más!!!!  desde que en Irlanda descubrió  este tipo de casas- teterÌas. En realidad Irene no sabe nada de la vida,  debería  haber conocido a mi abuela y las casas de antes,  pero apenas hoy cumplió  18. ¡No se le pueden pedir peras al olmo!
 Perdonad si me disperso un poco pero aun no me lo puedo  creer ,  estoy  viviendo en dos  planos a la vez ...
Irene siempre ha sido muy celosa de su intimidad  y aunque somos excelentes amigas,  quizá  por nuestra diferencia de edad a veces cuando entra en períodos de mutismo no puedo más  y me enfado:.
-No puedes ir así por la vida.
-Así  Cómo - me mira con desinterés.
-Así,  así! Imagina que mañana tienes un trabajo. No puedes obviar a tu jefe solo por que entres en fase de silencio. Si, es un eufemismo,  se lo digo con cariño para que  despierte.  Y a veces,  al cabo de unos minutos desencaja su mandíbula  y sale corriendo  hacia mi con esa risa rompedora,  me persigue y hace cosquillas  hasta que consigue que  me relaje.  Hoy ha sucedido algo así ...
¡Perdonad un momento! Habéis  oído el timbre? No? No sé,  yo juraría  que. .. claro, pero eso no puede ser. Disculpad que se me hace tarde. Continuaré  mañana. 
 La imagen no es por azar. Me entenderéis. 

Ana Ruibarbo

Lecciones de biología

Me miraba a los ojos haciéndome cosquillas, se atusaba la barba y un escalofrío bajaba por mi costado hasta los muslos. Todo el mundo cre...