martes, 11 de abril de 2017


Mirándote me veo en el abismo de tu iris,
 y siento el tiempo inamovible,
 prisionero de mis emociones que lo demoran o comprimen.
¿Podría volcarme en ese punto quieto
 donde tu pupila me interroga 
con la más fría y perdida de las miradas inquisitivas?


Ana R.M
Imagen : Catherine Abel.

No hay comentarios:

La mujer de Van Gogh

No se cortò un pelo, sin prejuicios le importaba un pimiento que pensaran "que eso no tenía nada de académico". Tomó el pin...