sábado, 13 de mayo de 2017

Toledo en mi retina

Ayer vi un pájaro enredado en el alféizar de una ventana. Estaba rodeado de barrotes que le impedían salir y a los de afuera entrar. Él llamaba y yo le repliqué. Eran casi las doce y el sol nos alentaba con su candor. Toledo descendía desde los vestigios de su fortaleza, expandiéndose. Su esplendor se había reinventado al conservar la historia; podías comprobarlo al picar puerta por puerta. Y era una ciudad hermosa. Sin embargo no me cupo duda de que entre las rejas se guardaban secretos y creencias a las que nunca tocaría la luz. Y me pregunté de qué lado del enrejado estaba yo.





Imagen: David Gray 1970
Texto Ana Rico - Ruibarbo.

1 comentario:

Mimí- Ana Rico dijo...

Hay ciudades que te persiguen en la memoria incluso antes de conocerlas. Yo había oído hablar de ellas desde mi niñez; de sus callejas empedradas que bajaban reptando un gran monte, de la historia de sus piedras esculpidas por el paso de romanos, germanos visigodos o árabes, la escuela de traductores y su afortunada biblioteca, pintores como el Greco. La gracia de su acento exhala recuerdos del viejo Tajo, omnipresente, tan sinuoso como su propia forma de hablar.
Y de esos recuerdos de otros pasé a los míos propios en una de mis visitas, por eso surgió ese texto.

La mujer de Van Gogh

No se cortò un pelo, sin prejuicios le importaba un pimiento que pensaran "que eso no tenía nada de académico". Tomó el pin...