sábado, 13 de mayo de 2017

Toledo en mi retina

Ayer vi un pájaro enredado en el alféizar de una ventana. Estaba rodeado de barrotes que le impedían salir y a los de afuera entrar. Él llamaba y yo le repliqué. Eran casi las doce y el sol nos alentaba con su candor. Toledo descendía desde los vestigios de su fortaleza, expandiéndose. Su esplendor se había reinventado al conservar la historia; podías comprobarlo al picar puerta por puerta. Y era una ciudad hermosa. Sin embargo no me cupo duda de que entre las rejas se guardaban secretos y creencias a las que nunca tocaría la luz. Y me pregunté de qué lado del enrejado estaba yo.





Imagen: David Gray 1970
Texto Ana Rico - Ruibarbo.

1 comentario:

Mimí- Ana Rico dijo...

Hay ciudades que te persiguen en la memoria incluso antes de conocerlas. Yo había oído hablar de ellas desde mi niñez; de sus callejas empedradas que bajaban reptando un gran monte, de la historia de sus piedras esculpidas por el paso de romanos, germanos visigodos o árabes, la escuela de traductores y su afortunada biblioteca, pintores como el Greco. La gracia de su acento exhala recuerdos del viejo Tajo, omnipresente, tan sinuoso como su propia forma de hablar.
Y de esos recuerdos de otros pasé a los míos propios en una de mis visitas, por eso surgió ese texto.

Mudanza a la estación de Atocha, hoy

Mudanza a Estación de Atocha Hoy Yo  y mi nuevo gato, el invisible, nos mudamos a Atocha en busca de trajín,  de la popula...