domingo, 16 de julio de 2017

Y entramos en el Nautilus ...


El agua chapoteaba contra el casco. 

El mar era esa mansa inmensa azul verdosa que lamía los bordes de metal. 







Al cerrar la trampilla sentí un peso bajando por mi tráquea, sin duda sería una aventura fascinante pero algo dentro de mi cuerpo entendía el peligro que corríamos. 



Y entramos en el Nautilus

No hay comentarios:

Distopía

Los niños enseñaban a  sus padres malcriados a comportarse, lo vi con mis propios ojos, puede que fuera solo un segundo y siempre me quedar...