miércoles, 10 de noviembre de 2010

A través de la cerradura ...




A través de la cerradura  ... el órgano sedicioso avivó

los pensamientos de aquellas damas. 

Pronto se lanzaron a cantar sus alabanzas.


Aquellos ojos rijosos se mostraron contundentes con las teclas, tendenciosos percusionaban sobre las cuerdas atadas con minuciosidad.

Podría acusar a aquella exuberante música de desnudar la intencionalidad de su  mirada, podría castigarla 
y recluirla en una recóndita habitación,  y sin embargo no osaría, ... tendría que aislarse con ella preso de 
su indomable excitación.

Los dedos le temblaban 

.....


El órgano resultó sonoro y seductor, provenía del XVIII, 


cuentan que fue contemporáneo de Bach ...



Desde entonces han surgido imitadores, 

ninguno de notas tan trascendentales.





No hay comentarios:

Lecciones de biología

Me miraba a los ojos haciéndome cosquillas, se atusaba la barba y un escalofrío bajaba por mi costado hasta los muslos. Todo el mundo cre...