miércoles, 31 de marzo de 2010

La Respuesta ... Mutaciones físicas ... Meninas ... Mimí ...


Quería ... ¿ligar? se acercó con pasos decididos y como quien aprecia un pastel pegó sus ojos golosos  regodeándolos  en cada esquina y reflejo de esta Menina, en cada ángulo agudo y complejo de su apariencia.
Por fin, después de desprender una gota virtual de su boca  empalagosa dijo algo:

    ¡Niña, se me deshacen los huesos por esa cintura de avispa!  Y como soy marinero proponerte puedo darte un viaje desde la España hasta el Portugal de donde me traen las velas.

Yo miré  a los lados, observé  detrás, hasta en el espejo miré, y descubrí el corsé de mis entretelas que aprisionabame hasta el aliento. Y con la voz más cándida que imaginar pude, saltando la nada desdeñable fecha a tener en cuenta de la data de mi piel (1656) tapé las telarañas del tiempo  y adaptándome a su acento le repuse entre  los tímidos repuntes de la claridad  al otro lado de la ventana:

   Las noches de luna llena mi cintura se trasforma en un esqueleto de gran envergadura y los bramidos de  la muda se escuchan a kms, sea tierra, mar o aire.
   ¿No temes mortal, caer bajo las garras de tu inconsciencia? 


¡Valgame Dios!, se le herizaron los pelos desde un dedo hasta la punta del otro, y como no podía ser menos, subieron en camilla hasta la coronilla.



Del soponcio que le dio, al susodicho pretendiente, no volvió a versele en este reino, ni en los aledaños, ni en los espejos, ni en los cuadros quedaron restos del triturador de huesos.

.



La autora de la versión más colorista de las Meninas se llama Carmen  Pérez Casanova
El texto de la menda lerenda

1 comentario:

cheshire55 dijo...

Hola, ola de mar..

Hemos de vernos muy dentro del mundo, de ese de allá afuera para contestar de ese modo. Nos tiene que doler realmente, habernos poseído.
Quisiera que no nos pasara
Un beso, del Aire ( que aún no te escuchó en la radio, confieso, por horarios, pero la próxima...espero que sí)

Lecciones de biología

Me miraba a los ojos haciéndome cosquillas, se atusaba la barba y un escalofrío bajaba por mi costado hasta los muslos. Todo el mundo cre...